lunes, 18 de enero de 2010

La tumba de Yolanda Oreamuno en el abandono (iniciativa para sarvarla del mismo)



ATENCIÓN: Esta entrada se trata de un proyecto que inicié hace más de año y medio para colocar una placa en la tumba de Yolanda Oreamuno. Sin embargo, este proyecto está a punto de concretarse. Para más información, dar clic aquí para una nota actualizada. La petición de colaboración económica ya no es válida, aclaro. Gracias.

Yolanda Oreamuno murió en México el 8 de julio de 1956, a los cuarenta años.  Se había ido de Costa Rica, harta de se le tratara de convertir en una suerte de leyenda  acabada cuando aún tenía mucho por vivir y por hacer: "Les dejo la leyenda para que se distraigan, pero me vengo yo" (1947). Su búsqueda por un lugar dónde echar raíces la llevó a México en 1951. Cinco años después la enterraron en esa tumba de la imagen donde, como dice la leyenda del recuadro, "ni una lápida con su nombre" indicaba quien yacía debajo.

Leyendo por ahí supe que en 1961, por iniciativa de algunos colegas y de Olga Bededictis de Echandi, sus restos fueron trasladados a Costa Rica, al Cementerio General de San José. El pasado lunes 11 de enero fui con una amiga al cementerio con la intención de visitar la tumba. Como la búsqueda se nos dificultaba, acudimos a la oficina a pedir información. El encargado nos imprimió un informe y un empleado del cementerio nos ayudó a ubicar la tumba mediante el número de propiedad (729, según el informe que nos dieron). Lo que no nos esperábamos era que la única manera de indentificar la tumba sería precisamente ese número de propiedad...


 


Clic en las imágenes para verlas en tamaño completo.

  ... puesto que no existe ninguna placa, letrero ni nada que indique que ese es el lugar de descanso de la escritora.

Yolanda dejó Costa Rica con la intención de desarraigarse completamente del país: "Deseo que nunca se me incluya en nada que tenga que ver con Costa Rica y que mi nombre no figure en ninguna lista de escritores ticos..." le escribió a García Monge en una carta de 1948. Si esa era su voluntad, no creo que la idea de traer sus restos a suelo nacional hubiera sido de su agrado, máxime si era para sepultarla no solo en lo profundo de la tierra, sino en lo más profundo aún del olvido. Dijo una vez Alfonso Chase que en este país "a uno vivo lo agarran a patadas y después de muerto le levantan una estatua". A Yolanda, aunque le han erigido un par de monumentos (UCR, Teatro Nacional), no le dieron el mínimo reconocimiento de una placa con su nombre.
 
Yolanda no se consideraba una escritora tica, pero bien que en las unviersidades la seguimos estudiando como parte de los cursos de literatura costarricense. Es fácilmente comprensible cuando una novela tan excepcional como La ruta de su evasión salió de su pluma. El caso es que me parece una injusticia atroz que la tumba de esta gran escritora esté sumida en tal anonimato.

Esta entrada tiene como finalidad promover una inciativa para pagarle a hacer a Yolanda una placa como ella se la merece. El problema es que el trabajo puede salir caro (creo que algo de verdad bonito podría rondar los cien mil colones) por lo que quisiera solicitar la ayuda de cualquiera que pase por aquí. Siento que el legado de Yolanda (una de las mejores novelas escritas por una tica (o un tico), la definitiva ruptura de la literatuca costarricense con el folklorismo, etc) es de gran importancia para todos los escritores nacionales, por lo que no estaría de más colaborar para hacer realidad el proyecto. Si alguien está interesado, me puede dejar un comentario aquí o escribirme a jppmorales@gmail.com para ponernos de acuerdo. No tengo ninguna intención de recibir dinero ni de dirigir el proyecto de alguna manera, por aquello.

La imagen de la tumba en México la tomé de A lo largo del corto camino, ECR, 1961 y las citas textuales de Relatos escogidos, ECR, 1977.

19 comentarios:

Asterión dijo...

Yolanda es la mejor narradora que ha tenido este país. Y con justa razón renegó de él.

Se fue no solo por problemas de la fauna literaria, sino porque su segundo marido fue el ser más hijueputa que hubo. Tanto así que la maltrató y le quitó a su hijo.

Con veinte personas creo que el asunto sale fácil. Yo me apunto con unos pesos.

Saludos

Alexánder Obando dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alexánder Obando dijo...

José Pablo:

Te he mandado un correo a Hotmail.

Felicidades por preocupaciones e iniciativas como esta.

Otralola dijo...

Quizá yo podría hacer la placa.

Juan Murillo dijo...

Yo me apunto a echar. Me avisan como está la jugada.

bernal dijo...

ni tan en el abandono, con azulejos recien puestos la tumba, buena la iniciativa, pero deberian indagar bien primero, como por ejemplo a los que pusieron el azulejo o pagaron para que lo hicieran, estar seguros con los registros del cementerio que por lo general son un desorden...no se digo yo, no vaya a ser que le pongan una placa a la tumba y la que este viendo las raices del zacate sea otra

J.P. Morales dijo...

Muchas gracias a todos los que han manifestado apoyo. Bernal (W): Muy acertada observación, yo no creo que haya posibilidad de error puesto que el número de propiedad que me dieron en el papel corresponde al el de la tumba, pero aún así es extraño lo de los azulejos. Eso sí: si se ven muy nuevos puede ser porque al tomar la foto acababa de lavar la tumba una gente que se dedica a eso en el cementerio. De todas formas, ya estoy corroborando el asunto. Gracias.

Quimera dijo...

Muy interesante esta entrada. No sabía que esa era la situación en la tumba de Yolanda Oreamuno. Me parece buena idea mandarle a hacer una placa y también estaría dispuesto a colaborar, pero a condición de que antes se obtenga la autorización de sus deudos. En particular de su hijo, que no sé si vive acá en Costa Rica, aunque creo que sí.

J.P. Morales dijo...

Quimera: por lo que me han contado el hijo de Yolanda en efecto vive aquí, pero al parecer está completamente desinteresado por quien fue su madre. Al menos es lo que me dijeron, pero voy a averiguar más si es posible. Gracias.

Nina dijo...

Me parece muy bien la idea de la placa.No puedo decir que ha sido la mejor narradora costarricense, porque no podría asegurar haber leído a todos, pero sé que no merece estar en un anonimato como ese, y que se merece la placa. Cuenten conmigo. Mi correo es anairinac@gmail.com .

Terry Bogard dijo...

Mi nombre es Sergio me gustaría contribuir a la causa, este es mi mail agamenon768@hotmail.com

PulperiaLindavista dijo...

Hola!

Me uno a la cantidad de parabienes con esta iniciativa, pero sí estoy de acuerdo con la necesidad de indagar más sobre la información con respecto al uso o colocación de placas, u otro tipo de reconocimientos, en el Cementerio General, sobretodo por la situación actual de los Cementerios de la Junta de Caridad-Municipalidad de San José; lo mismo con el tema de los deudos, que aún cuando no sea directamente Sergio Barahora, el hijo de Yolanda, es preciso saber quién es el legatario o legatarios de esta fosa, sobretodo en este cuadrante, para que no tengás problemas con esta noble intención.
¡¡Es curioso!! Te pasó lo mismo que a un niño de escuela que caminando y caminando por el Cementerio se encontró con la tumba de Carmen Lyra y con el papá se fue un sábado a limpiarla y a pintarla.
A mí me pasó, también, que estando en el Cementerio General un señor de Aserrí, pensionado por Régimen no contributivo, de vez en cuando anda por el Cementerio arreglando tumbas, cambiando agua de floreros, en fin, haciendo un servicio más. Andaba yo con una amistad en unos menesteres y empezamos a entablar conversación con el señor y resulta que él vestía sombrero de lona, machete en mano y pañuelo en el cuello (¡¡de una coincidencia!!), y contándonos cómo arreglaba las tumbas nos dijo -lo recuerdo perfectamente- lo siguiente: "yo las limpio con mucho gusto, porque nadie se acuerda de los pobres muertos, entonces yo vengo por aquí y les arreglo el campito... como el de esta pobre alma tan sola aquí desde (y leyendo dijo)... desde 1909...está aquí Aquileo Echeverría... ¿quién será Aquileo Echeverría?"...
Lo que este señor no sabrá nunca es que en esos momentos con esa naturalidad me destruyó el verosímil,y también, porque no sabía este señor que estaba leyendo el nombre de uno de los, en la actualidad, más renegridos escritores costarricenses en algunas plumas de unas generaciones a las nuestras.
Ahí tenés mi momento "Kodak" con el Cementerio General. Ya había visto la de Yolanda y la de Max Jiménez... vamos a ver qué más te encontrás y nos compartís.
Saludos y, de nuevo, gracias por la iniciativa. (No te digo cómo te ayudo, porque no se me ocurre cómo. Pero ya sabés dónde queda la Pulpe, por cualquier cosa.)

J.P. Morales dijo...

Nina: en efecto hay que conocer a todos los narradores de un país o región para determinar cuál es el mejor, pero bueno, en mi caso, cuando leí La ruta de su evasión por primera vez, algo me dijo que en este país no se había escrito nunca algo parecido. Hasta el momento, he leído muchas novelas nacionales y no he encontrado la que la supere. De todas maneras, tal vez algún día lo haga. No existen los absolutos en esto. Gracias por tu apoyo.

Terry Bogard (Sergio): Pura vida por su apoyo mae, ahí lo agregué al msn para hablar con calma.

PulperíaLindavista: Un día de estos que visité de nuevo el cementerio me encontré la tumba de Aquileo y de hecho está bien abandonada. Es lo que pasa tarde o temprano con todos los muertos, hayan sido o no famosos. Pero bueno, aquí estamos para honrar la memoria de quien lo merece. Gracias por el apoyo. Y respecto a lo de la gente relacionada a la tumba, he averiguado mucho al respecto y estoy trabajando en lograr todos los permisos necesarios y demás. Te voy a pasar la información que tengo hasta el momento, para que sepás como va la vara.

Gracias a todo el mundo por el interés.

Terry Bogard dijo...

Yolanda Oreamuno (27-2-2010)

Naciste ajena a tu tiempo,
despierta ante el letargo de los demás;
Yolanda hiciste tuyo el momento,
cuando otras callaban en paz.

No coincidían tus ideas,
anticipadas a aquella era;
tal vez por ser nuevas,
tal vez por ser verdaderas.

Superaste las barreras,
quebraste muchos patrones;
mujer de principios eras,
para ti todos los honores.

Transgresora del tiempo,
constructora de nuestra sociedad;
como negarte tu momento,
Yolanda Oreamuno duerme en paz.
[img]http://i48.tinypic.com/140yv4h.png[/img]

FRANK RUFFINO dijo...

PARA JUAN MURILLO

(Al tenor de las teorías murillanas, ruégole amigo y camarada Juan Pablo, publicarlo).

Trasladado del blog de "el Aviador". Sé que esto es pura holgazanería; hasta usted se tomó la molestia de crear teorías absurdas y ser un famoso holgazán por quince minutos. Yo tengo muchas teorías y de cosas muy importantes, pero me las reservo para no causar conmoción (de todos modos son supuestos y uno, si es serio, no arriesga la reputación por ellos).

FRANK RUFFINO dijo...

A Juan Murillo (y dejo este mensaje donde el vertió sus sandeces):

Ya se va desnudando todo:

1- "El Aviador": Mihail Emitrescu (no mascullo ni el inglés, menos hablar y escribir correctamente el rumano).

2- "Superpoeta": es "superpoetisa": M.L. (solo vaya a los comentarios de mi último post, porque a como abrió la boca sin dificultad alguna, ahora haga un mínimo esfuerzo).

3- Rossi: mi hermana María Rosa García Rufino (de buena gana acepta su identidad verdadera, que nunca se quitó, ni escondió bajo un seudónimo: le decimos "Rossi", como a Francisco "Frank".).

4- "Danteremixcrliteraria": es homosexual y un crítico de antología, aunque sea destructivo; incluso, con más capacidad que usted (debería ser su alumno). NO PUEDO SER ÉL.

5- "Galán sin Ventura": Soy yo carajo!

6- "Adribeto": No tengo idea de quién pueda ser este engendro.

Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

Frank.

10 de abril de 2010 19:25

Lorena Rodríguez dijo...

Me parece algo así como increíble encontrar esta entrada porque tuve hace poco la idea de buscar-visitar la tumba de Carmen Lyra con mis estudiantes quienes piensan que sería muy bonito llevarle flores y poemas. Ahora con lo de Yolanda Oreamuno, me parece más interesante. ¿Qué ha pasado con lo de su tumba? Leo los comentarios pero no entiendo bien. Podría planear una visita más dirigida para ir a la tumba de varios escritores a rendirles un humilde homenaje. Al principio la idea parecía un poco rara y hasta siniestra "gira estudiantil al cementerio", pero poco a poco nos ha ido pareciendo más sensata. Tu iniciativa da más forma a lo que imaginé.

elements dijo...

Gracias por tan linda iniciativa. yo me apunto a colaborar y me puedo hacer cargo del asunto. Realmente no sabia que los restos estuvieran en suelo costarricense, siempre pense que estaban en Mexico. Me interesa sobremanera que se lleve a cabo esto - soy nieta de Yolanda.

Susan Campos Fonseca dijo...

Sergio Ramírez inspira en ella las primeras páginas de su nueva novela titulada "La fugitiva"... voy tomando nota de quien es quien y como las "novela".
Si esta novela se convierte en un fenómeno internacional, ¿se retomará de nuevo el debata sobre la historia reciente de Costa Rica, y el "exilio" de Yolanda y su generación?

Paola dijo...

Yo soy una gran admiradora de Yolanda Oreamuno por dos razones: por el gran sufrimiento que pasó como mujer brillante, única y como madre. Favor indicarme la cuenta corriente a la que hay que depositar. Mi correo es solislp@yahoo.com

Saludos y excelente iniciativa.